Nicaragua

Foro sobre autonomía universitaria en UNAN-León

Foro sobre autonomía universitaria en UNAN-León

El 7 de octubre se desarrolló en la UNAN-León el “Foro sobre la Autonomía Universitaria, su vigencia y su defensa”.

Me pareció importante participar en la discusión que supuse que habría después de las ponencias de Ángel Sánchez, Roberto Sánchez, Martha I. Guido y la moderadora, Almarina Solís. Al fin y al cabo, la discusión es la esencia de los foros.

Afortunadamente, no pedían invitación para ingresar al Auditorio Ruiz Ayestas. Yo no llevaba.

En el estrado estaba la bandera rojinegra, a la par de las banderas de la Universidad y de la de Nicaragua. Esto rompe con lo establecido en el Estatuto, que señala que en los actos oficiales la bandera de la Universidad puede estar acompañada de la bandera nacional. Nada más. También el Estatuto manifiesta que cualquier propaganda o actividad partidaria dentro de la Universidad es una falta muy grave.

No pude escuchar bien las ponencias. Algunos oradores usaban mascarilla que les distorsionaba la voz. Hablaron de la historia de la autonomía. Además del Dr. Fiallos Gil, mencionaron a Tomás Borge y a Carlos Fonseca.

No mencionaron que en los ochenta, la autonomía universitaria se vio seriamente menguada. Hicieron gala de que la Ley de Autonomía fue redactada y aprobada bajo el sandinismo, pero obviaron decir que fue elaborada a toda prisa, antes de que doña Violeta Barrios tomara posesión, como forma de amurallarse dentro de las universidades.

Hablaron de la lucha por la interpretación auténtica del 6% constitucional.

Dijeron que la autonomía en la UNAN-León es la mejor de Centroamérica.

Que su vigencia y defensa se manifiesta en hechos, como la ampliación de la matrícula, la extensión a otros departamentos del país; en la gratuidad de la enseñanza; en favorecer el ingreso de hijos de trabajadores y campesinos.

Alabaron al gobierno de Daniel Ortega, señalando que el ejercicio de la autonomía se ha facilitado desde que este volvió al poder.

Cuando estaba por concluir la última ponencia, levanté mi mano para solicitar la palabra. Un tipo gordo al lado me dijo que no habría discusión. Como yo siguiera con mi mano alzada, el tipo me agarró de la muñeca y me bajó la mano. La volví a levantar lo más alto que pude. Me la volvió a bajar. Me puse de pie y en voz alta hice una denuncia pública de lo que estaba pasando. Seguí con mi mano levantada.

La coordinadora del foro se puso de pie entonces, dijo algunas cosas y lo dio por clausurado.

Pensaba decir que en la UNAN-León no hay autonomía, que las autoridades no han cumplido con su obligación de defenderla, y que han entregado la Universidad a un partido político: el FSLN.

Sustentaría mi dicho con algunos ejemplos:

a) Falta de libertad para exponer ideas que difieren o contradicen el discurso sandinista;

b) Requerimiento de aval partidario a las personas que solicitan trabajo en la UNAN-León;

c) Las autoridades, incluyendo directivos gremiales, no son fruto de elecciones limpias, sino que son impuestas por el partido;

d) Han despedido ilegalmente a excelentes profesores, sobre todo de Medicina y Odontología, por el solo hecho de no comulgar con el Frente Sandinista.

La bandera partidaria y la negativa a someter a debate el asunto solo confirmaron mi valoración de que es “foro” fue en realidad una expresión de un cinismo mayúsculo y una burla a la memoria de Mariano Fiallos Gil.

El autor es exdocente de la Facultad de Ciencias Médicas y exsecretario general del sindicato de profesores de la UNAN-León (Siproes).

www.laprensa.com.ni

Noticiero Digital

Leave a Reply