Argentina

Confitería del Molino: recuperan la cúpula y muy pronto sus aspas volverán a girar

La azotea del edificio ya fue restaurada. Allí se instalará un rooftop bar con vista privilegiada. Foto: Germán García Adrasti.

Cualquier molino necesita aspas para ser considerado como tal. De la misma forma, las aspas de la Confitería del Molino le daban al lugar su identidad, pero habían dejado de dar vueltas mucho tiempo antes de que el edificio cerrara en 1997. En menos de dos meses volverán a girar, uno de los últimos pasos para que la fachada se libere de la malla que la cubre y muestre, por fin, su cara renovada.

La reparación forma parte de la monumental recuperación del edificio de seis pisos y 6.000 metros cuadrados, que arrancó hace dos años. Un plan que en estos días completó dos tareas clave: reponer sus demolidos leones alados y restaurar la azotea, donde se instalará un rooftop bar con vista privilegiada a la propia cúpula, el Congreso y la plaza.

“Para fin de año toda la envolvente externa del edificio estará resuelta, visible e iluminada, menos la marquesina con vitrales, que para restaurarse necesita que se retiren los andamios de la fachada”, detalla el arquitecto Guillermo García, asesor patrimonial del Edificio del Molino.

La azotea del edificio ya fue restaurada. Allí se instalará un rooftop bar con vista privilegiada. Foto: Germán García Adrasti.

García cuenta que las aspas, que están en proceso de restauración, volverán a girar a principios del año que viene. Y que cuando fueron a revisarlas, se encontraron con un mecanismo oxidado por décadas. Hoy todos los componentes están recuperados y recibiendo sus toques finales.

“Cuando venía a la Confitería en el 82, 83, las aspas ya no funcionaban y los vitrales de la cúpula no se apreciaban, porque estaban rotos o sucios. En 20 días, cuando desarmemos el andamio de la cúpula, vamos a verla en todo su esplendor: con las aspas reparadas y los leones alados”, anuncia Ricardo Angelucci, secretario técnico administrativo de la Comisión Bicameral Administradora del Edificio del Molino.

La comisión, que se creó tras la transferencia del inmueble al Congreso de la Nación, coordina la recuperación de todo el edificio desde el inicio del proyecto. Esto le permite no tener que tercerizar y, en cambio, licitar cada una de las obras implicadas según sus componentes y complejidades.

Los vitrales de la cúpula estarán listos en las próximas semanas y serán colocados detrás de un vidrio laminado de protección. Foto: Germán García Adrasti

Los vitrales de la cúpula estarán listos en las próximas semanas y serán colocados detrás de un vidrio laminado de protección. Foto: Germán García Adrasti

A principios de diciembre estarán listos los vitrales de la cúpula. Los que estaban se habían roto por su exposición al granizo. Un equipo de vitralistas externo tuvo que restaurar y reponer. Ahora llevarán un vidrio laminado de protección para que pueda apreciárselos, pero a salvo de las inclemencias climáticas.

Para colocar estos vitrales y volver a hacer girar las aspas, primero hay que quitar los andamios. Y, para eso, deben terminar de restaurarse los cielorrasos de los cuatro balcones de la cúpula, que llevan teselas, delicadas piezas vítreas que se habían perdido de a decenas.

La cúpula tiene cuatro balcones con cielorrasos, donde se están recolocando piezas vítreas de colores llamadas teselas. Foto: Germán García Adrasti

La cúpula tiene cuatro balcones con cielorrasos, donde se están recolocando piezas vítreas de colores llamadas teselas. Foto: Germán García Adrasti

“Parece Gaudí”, dice la arquitecta Lucila Toyos, jefa de obra de la empresa Progorod S.A. en la cúpula, y señala las teselas celestes, verde musgo, doradas mientras son recolocadas. A unos 30 metros de altura, el viento apenas deja escuchar su explicación, pero el entusiasmo por los resultados ayuda a subir el volumen de la charla.

“Fueron horneadas en placas grandes y luego cortadas con la forma que deben tener. Algunos cielorrasos habían quedado totalmente vacíos. Ahora estarán completos”, cuenta Toyos. Los colores se aprecian incluso desde abajo, si uno se para en cualquiera de las otras tres esquinas.

Qué pasa puertas adentro: la restauración que aún no se ve

En el interior del edificio la restauración también avanza. El salón de fiestas del primer piso ya fue restaurado casi en su totalidad, incluido su vitral en el techo. En la confitería de la planta baja, los restauradores propios de la Comisión están haciendo una prueba piloto de sus componentes ornamentales. En el quinto piso se está ejecutando el refuerzo y la reintegración estructural de su balcón más importante, que da a Callao.

El salón de fiestas del primer piso ya fue restaurado casi en su totalidad, incluido su vitral en el techo. Foto: Germán García Adrasti

El salón de fiestas del primer piso ya fue restaurado casi en su totalidad, incluido su vitral en el techo. Foto: Germán García Adrasti

En los subsuelos, ya está por culminarse la etapa de consolidación del segundo y tercero, y se está por llamar a licitación para las obras del primero. Allí se instalarán la cocina de la confitería y un museo con las máquinas y los hornos principales, de cámara abierta, que hoy no podrían usarse por inseguros.

También se está dejando todo listo para que el traslado en ascensor, quizás uno de los elementos más modernos del edificio restaurado, sea también un viaje en el tiempo. “Estamos tratando de recuperar las botoneras y otros elementos representativos para restaurar los dos que tienen cabinas históricas, del lado de Rivadavia. Fueron hechos en Milán por la empresa Stigler, la primera que fabricó ascensores en Italia”, destaca García.

Dos ascensores con cabinas históricas, que serán recuperadas. Foto: Germán García Adrasti

Dos ascensores con cabinas históricas, que serán recuperadas. Foto: Germán García Adrasti

Por razones de seguridad, las cabinas de los ascensores deben contar con estructura metálica. Pero podrán verse las puertas tijera originales incluso desde adentro, ya que la cabina será en parte vidriada. La licitación para restaurarlos será lanzada en los próximos meses. También se construirán más elevadores, uno de ellos para acceder al bar de la azotea con silla de ruedas.

Ascensor con cabina histórica en la Confitería del Molino. Stigler es la primera empresa que fabricó ascensores en Italia. Foto: @delMolinoOK

Ascensor con cabina histórica en la Confitería del Molino. Stigler es la primera empresa que fabricó ascensores en Italia. Foto: @delMolinoOK

“Evaluamos permitir visitas con protocolo para el año que viene, para que se vea cómo está avanzando la restauración. Estamos preparando la licitación de las pasarelas para que el público pueda circular sin pisar los pisos”, anuncia García, aunque sin fechas precisas, para no apurarse. Cada tarea en este edificio demanda su tiempo, después de sufrir décadas de abandono.

Los leones, una recuperación surgida de la casualidad

Estas semanas los trabajadores y vecinos de la zona se encontraron con una postal inusual en el ya de por sí atípico escenario de obras: leones alados ascendiendo desde la avenida hasta la cúpula, con la ayuda de gatos elevadores y guinches. Son cuatro, pesan 800 kilos cada uno y hubo que subirlos por partes.

En estos días se colocaron esculturas de leones alados, para reemplazar los que flanqueaban la cúpula y fueron demolidos décadas atrás. Foto: Germán García Adrasti

En estos días se colocaron esculturas de leones alados, para reemplazar los que flanqueaban la cúpula y fueron demolidos décadas atrás. Foto: Germán García Adrasti

Ocupan el lugar de los leones alados originales, de los cuales la Comisión se enteró por la foto que envió un seguidor a la cuenta del edificio en redes, @delmolinook. Habían sido demolidos cuando se advirtió que podían generar riesgos y no había fondos para repararlos.

“Sólo teníamos esa foto, en blanco y negro y a cierta distancia. Como no había tantas precisiones, no buscamos imitar al detalle los leones que había originalmente para evitar un falso histórico -explica García-. En cambio, creamos un nuevo proyecto con cierta morfología art déco, un poco más estilizada que la de ese momento. Queríamos que se notara que son leones de este tiempo y no que estamos falseando algo”.

NS

www.clarin.com

Noticiero Digital

Leave a Reply