Guatemala

Un incendio premeditado y gases lacrimógenos esperaban a una manifestación pacífica

Un incendio premeditado y gases lacrimógenos esperaban a una manifestación pacífica

El Congreso amaneció con toneles con agua y varios extintores contra incendios en el pasillo que conecta a la entrada de dicho edificio sobre la novena avenida de la zona 1. Esta vez, un grupo de supuestos manifestantes -que más perecían agentes del Estado- vestidos de negro y con unos bates con mango de goma y punta de metal pudieron trepar hasta la cornisa de las ventanas (que están a una altura de unos 150 centímetros), quebrar los vidrios, ingresar e incendiar la antesala de la oficina de la Dirección Legislativa, el Salón del Pueblo y el pasillo en donde se ubican los retratos de los presidentes del Congreso. Hasta el hemiciclo no llegaron, tampoco a las oficinas de los directivos, mismas que están inmediatas al lugar que fue incendiado.

Todo sucedió frente a agentes de la Policía Nacional Civil que resguardaban una de las puertas. El grupo que logró tal acción no se encontró con el muro de fuerzas antimotines que días antes había evitado el paso de cualquier persona, para que los diputados pudieran aprobar tranquilamente uno de los presupuestos más opacos de la historia.

Las llamas tuvieron el tiempo suficiente para arrasar con algunos archivos y documentos que estaban en la entrada de la Dirección Legislativa, un escritorio, unos sillones de los pasillos y algunos retratos de diputados. 

El incendio se registró frente a la presencia de agentes de la Policía Nacional Civil.

Mientras esto ocurría sobre la novena avenida de la zona 1, la columna de manifestantes que iniciaron su recorrido sobre la 18 calle y sexta avenida ya tenían al menos media hora de haber llegado a la Plaza de la Constitución. Ahí, todo transcurría en paz, ajeno a cualquier disturbio. La renuncia de los diputados y el Presidente, el veto al Presupuesto 2021 y la molestia por la falta de apoyo a las comunidades afectadas por las tormentas eran las principales consignas. 

“Nos acaban de informar que hay un grupo que está generando problemas en el Congreso. Les pedimos por favor que no nos involucremos, no caigamos en la trampa, gritaban algunos desde la tarima colocada frente al Palacio Nacional de la Cultura.

Dos horas antes de la cita prevista en la Plaza de la Constitución, el mandatario Alejandro Giammattei aseguró por su cuenta de Twitter que sostenía reuniones para presentar reformas al Presupuesto aprobado el miércoles pasado. Pero su mensaje no tuvo ningún efecto en la manifestación que llegó puntual frente al Palacio.

Los gases lacrimógenos fueron lanzados contra personas que protestaban pacíficamente en la Plaza. Varios niños fueron afectados.

Después todo fue gas y enfrentamiento

Tras el incendio en el Congreso, los agentes de las Fuerzas Especiales de la Policía empezaron a lanzar gas lacrimógeno. Los cordones de agentes de la Policía se extendían y se replegaban constantemente sobre las calles aledañas a la sede del Legislativo. Una acción que permitía que los grupos de manifestantes se acercaran varias veces a dicho edificio para luego ser repelidos y perseguidos con gases lacrimógenos hasta la esquina de la séptima avenida y octava calle de la zona 1, a unos cuantos metros de la Plaza de la Constitución.

El operativo de la Policía continuó hasta las 17:00 horas, cuando varias personas que manifestaban frente al Palacio debieron retirarse ante la caída de bombas lacrimógenas que los antimotines lanzaron frente al Portal del Comercio y que cayeron cerca de la fuente que se ubica a la mitad de la Plaza.

Los agentes antidisturbios y manifestantes frente al Congreso de la República.
Varios manifestantes fueron golpeados y arrastrados por los agentes de la PNC.

El Ministerio de Gobernación no respondió a la pregunta sobre el porqué esta vez los cordones policiales no bloquearon las calles aledañas al Congreso como en otras ocasiones, y por qué razón lanzaron gases lacrimógenos en el lugar donde las personas se manifestaban de forma pacífica. 

El viernes por la noche la Policía Nacional Civil, por medio de sus redes, había pedido a los ciudadanos denunciar cualquier acción contra el patrimonio o violencia durante la manifestación que se realizaría ayer sábado. 

Heridos, detenidos y advertencias

Los enfrentamientos entre policías y un grupo de inconformes continuó hasta las 19:00 horas. 

“Reitero que se tiene el derecho de manifestar conforme la ley. Pero tampoco podemos permitir que se vandalice con la propiedad pública o privada. Al que se le compruebe su participación en estos hechos delictivos le caerá todo el peso de la ley”, expresó el mandatario Giammattei en un tuit, luego que se conociera que una estación del Transmetro sobre la octava calle de la zona 1 había sido incendiada.

Varias denuncias por redes sociales y videos de diferentes medios mostraron cómo un carro lanzagua afectaba a ciudadanos que caminaban sobre la sexta avenida para luego ser atacados y arrastrados por agentes de la Policía.

También hubo ataques a integrantes de medios de comunicación.

El Organismo Judicial informó que 40 personas ingresaron anoche a la carceleta, trasladados por la PNC luego de generar disturbios y daños al patrimonio.

La vocera del Hospital Roosevelt informó que dos personas ingresaron a la emergencia con lesiones en los ojos, debido al impacto de bombas lacrimógenas. Mientras que el Hospital San Juan de Dios atendió a 14 personas que sufrieron lesiones durante la protesta.

Concentraciones en seis departamentos

En plazas y espacios públicos de Alta Verapaz, Petén, Chiquimula, San Marcos y Quetzaltenango se realizaron manifestaciones en apoyo al movimiento en la ciudad capital para pedir la renuncia del presidente Alejandro Giammattei. 

Alta Verapaz

Varias personas se hicieron presentes en la Plazuela Central de Cobán, a pesar de las condiciones climáticas, para manifestar pacíficamente. Exigieron la renuncia del alcalde de Cobán, Leonel Chacón, del presidente Alejandro Giammattei y del Gobernador, por discriminar al alcalde de Carchá. 

Chiquimula

Manifestantes llegaron al parque Central de la ciudad de Chiquimula para mostrar su descontento y exigir al Presidente que vete el decreto del Presupuesto 2021. Pedro Morales, uno de los manifestantes, dijo que ahora Guatemala está más hundida en deudas, y el país está afectado por más pobreza y desnutrición. La sociedad civil y la Universidad de San Carlos fueron quienes convocaron a esta manifestación.

San Marcos

Sindicatos, estudiantes universitarios y ciudadanos salieron en una marcha pacífica que recorrió las calles de San Marcos y San Pedro Sacatepéquez, como rechazo a la reciente aprobación del Presupuesto 2021. Durante la caminata, los manifestantes se dirigieron a la calle 29 de Junio de la zona 2 de San Pedro Sacatepéquez, donde está ubicada la casa del diputado del partido Vamos Guillermo Cifuentes, donde quemaron cohetes y pintaron las puertas.

Petén

Pobladores de Petén bloquearon desde tempranas horas los principales ingresos a municipios para protestar contra el gobierno. Vecinos exigen la renuncia del presidente, Alejandro Giammattei, el gobernador de Petén, Luis Burgos Segura, y diputados del distrito de Petén, Eduardo Montepeque, Edgar Reyes Lee, César Fion y Gabriel Barahona. 

También se realizó una manifestación de un grupo de estudiantes del Centro Universitario de Petén, de la Usac, en la entrada a Santa Elena, Flores y un bloqueo en el puente de Machaquilá, en Poptún.

Quetzaltenango

Frente a la Municipalidad de Quetzaltenango, en el parque Centroamérica, pobladores respaldaron manifestaciones contra el gobierno. En horas de la noche, se reportaron enfrentamientos entre la Policía y manifestantes. Seis personas fueron detenidas.

Huehuetenango

En el parque Central de Huehuetenango, se reportaron disturbios. Manifestantes derribaron la puerta de la Municipalidad. La Policía Nacional Civil (PNC) llegó al lugar.

elperiodico.com.gt

Noticiero Digital

Leave a Reply